¿afectamos a los niños con nuestras palabras?

A todo el mundo le afecta lo que los demás dicen de él, y principalmente afectamos a los niños con nuestras palabras. Con mayor razón siendo palabras dichas por personas a quien el niño ve como una autoridad o con quien ha creado un lazo afectuoso.

Es común escuchar a padres, madres y/o maestros referirse a sus niños como “eres muy latoso”, “eres cabeza hueca”, “No sabes nada”, y así podemos decir muchos comentarios más. Lo que no pensamos es en el daño que les hacemos al hablar de forma despectiva, ya sea directa o indirectamente, sobre ellos.

Motivación Infantil en los niños «lo que me digas lo creeré».

Hace algún tiempo fuí titular de un grupo de preescolar por dos años consecutivos; Al recibir el grupo en segundo grado, ya existían etiquetas como “el que no sabe”, “el que no habla” y por supuesto, “el latoso”. Y efectivamente “el que no sabe” no hacía nada por aprender, “el que no habla” no se esforzaba por hablar y “el latoso” no tenía límite alguno. El primer año me costo mucho hacerles saber que todos eran inteligentes, que todos tenían las mismas capacidades y que existían reglas en el salón y en la escuela.

Trabajé fuertemente en su autoestima. Todos los días les decía lo inteligentes, buenos y capaces que eran. Realicé varias obras de teatro con las que reforcé su lenguaje oral, empatado con algunas otras competencias y aspectos de aprendizaje.

Recuerdo que la primer obra que hicimos fue para conmemorar a los niños héroes y la mamá del niño al que todos habían catalogado como “el que no habla” llegó con una sonrisa que jamás olvidaré y me dijo “gracias por creer en él, el año pasado núnca lo dejaron participar en nada por que según su maestra no se le entendía nada”.

Quitar la etiqueta del niño al que llamaban “el travieso” fue un reto un poco más arduo ya que éste incluso era visto de la misma forma en casa. Hacer que un niño deje de creer que es lo que otros le dicen a diario y en varios lugares, es mucho más difícil. Y así fui encontrando muchas etiquetas más, no sólo en este grupo, sino en toda mi trayectoria laboral.

Hoy en día, el comentario con el que más me encuentro es el típico “es que no sabe” por favor, jamás le digan a un niño “NO SABES” porque ¿que creen?, lo que me digas lo creeré.

Somos Maestras y Maestros y muchos también somos padres, para los niños somos su ejemplo y desde su perspectiva nosotros lo sabemos todo. Si nosotros decimos que son tontos, feos, gordos, flacos, traviesos y de más, ellos se lo van a creer. Por qué no, mejor alimentamos su espíritu y los llenamos de comentarios asertivos alentándolos a ser mejores.

MOTIVAR A LOS NIÑOS EN SU EDAD TEMPRANA ES EL MEJOR REGALO QUE PODEMOS DARLES.

¡HAGAMOS ESTO!

¡EVITEMOS ESTO!

Articulo redactado por:
MTRA: ERIKA LORENA CERÓN HERNÁNDEZ
Categoria: Consejos para padres de Familia

× ¡Whats Clau´S!