LO QUE ME DIGAS LO CREERÉ.

LO QUE ME DIGAS LO CREERÉ.

¿afectamos a los niños con nuestras palabras?

A todo el mundo le afecta lo que los demás dicen de él, y principalmente afectamos a los niños con nuestras palabras. Con mayor razón siendo palabras dichas por personas a quien el niño ve como una autoridad o con quien ha creado un lazo afectuoso.

Es común escuchar a padres, madres y/o maestros referirse a sus niños como “eres muy latoso”, “eres cabeza hueca”, “No sabes nada”, y así podemos decir muchos comentarios más. Lo que no pensamos es en el daño que les hacemos al hablar de forma despectiva, ya sea directa o indirectamente, sobre ellos.

Motivación Infantil en los niños «lo que me digas lo creeré».

Hace algún tiempo fuí titular de un grupo de preescolar por dos años consecutivos; Al recibir el grupo en segundo grado, ya existían etiquetas como “el que no sabe”, “el que no habla” y por supuesto, “el latoso”. Y efectivamente “el que no sabe” no hacía nada por aprender, “el que no habla” no se esforzaba por hablar y “el latoso” no tenía límite alguno. El primer año me costo mucho hacerles saber que todos eran inteligentes, que todos tenían las mismas capacidades y que existían reglas en el salón y en la escuela.

Trabajé fuertemente en su autoestima. Todos los días les decía lo inteligentes, buenos y capaces que eran. Realicé varias obras de teatro con las que reforcé su lenguaje oral, empatado con algunas otras competencias y aspectos de aprendizaje.

Recuerdo que la primer obra que hicimos fue para conmemorar a los niños héroes y la mamá del niño al que todos habían catalogado como “el que no habla” llegó con una sonrisa que jamás olvidaré y me dijo “gracias por creer en él, el año pasado núnca lo dejaron participar en nada por que según su maestra no se le entendía nada”.

Quitar la etiqueta del niño al que llamaban “el travieso” fue un reto un poco más arduo ya que éste incluso era visto de la misma forma en casa. Hacer que un niño deje de creer que es lo que otros le dicen a diario y en varios lugares, es mucho más difícil. Y así fui encontrando muchas etiquetas más, no sólo en este grupo, sino en toda mi trayectoria laboral.

Hoy en día, el comentario con el que más me encuentro es el típico “es que no sabe” por favor, jamás le digan a un niño “NO SABES” porque ¿que creen?, lo que me digas lo creeré.

Somos Maestras y Maestros y muchos también somos padres, para los niños somos su ejemplo y desde su perspectiva nosotros lo sabemos todo. Si nosotros decimos que son tontos, feos, gordos, flacos, traviesos y de más, ellos se lo van a creer. Por qué no, mejor alimentamos su espíritu y los llenamos de comentarios asertivos alentándolos a ser mejores.

MOTIVAR A LOS NIÑOS EN SU EDAD TEMPRANA ES EL MEJOR REGALO QUE PODEMOS DARLES.

¡HAGAMOS ESTO!

¡EVITEMOS ESTO!

Articulo redactado por:
MTRA: ERIKA LORENA CERÓN HERNÁNDEZ
Categoria: Consejos para padres de Familia

Erika Lorena Cerón Hernández

Erika Lorena Cerón Hernández

erika lorena cerón hernández

Lic. en pedagogía

Mi biografía

Hola mi nombre es Erika Lorena Cerón Hernández, tengo 32 años y vivo en la Ciudad de México. Me dedico a la docencia en preescolar desde mis 18 años. Inicié como técnico profesional en puericultura y posteriormente estudié pedagogía en la Universidad Pedagógica Nacional (Unidad Ajusco).

Desde que era una niña soñaba con ser maestra, tuve la oportunidad de estudiar puericultura en el CETIS No.10, donde la maestra de cantos y juegos nos mencionó que para trabajar con niños se debe de poner a su nivel, debemos de perder la pena, arrastrarnos, cantar, gritar y bailar, muchas de mis compañeras, incluida yo, moríamos de pena al pasar a exponer frente al grupo, sin embargo al encontrarme frente a los niños la pena y los nervios se olvidaron.

Mi pasión por la docencia creció al realizar mi servicio social en un CENDI donde estuve a cargo del grupo de maternal y posteriormente fui contratada como titular de preescolar II. Considero que cuando estoy con mis pequeños los niños llenan mi alma de alegría y me convierto en su ejemplo, si quiero que ellos bailen, debo bailar, si quiero que canten debo cantar, no hay más que convertirte en lo que quieres de ellos. Hoy en día soy una maestra bailadora y dinámica, a la que no le da pena disfrazarse o cantar a gritos en compañía de mis niños.  

Trabaje en varios colegios particulares por varios años, no obstante desde hace un año tome un receso de mi labor en escuelas y me encuentro dando clases particulares a niños de preescolar y primaria, con el afán de darle mayor tiempo y atención a mi hijo. Uno de mis mayores anhelos es tener la oportunidad de fincar mi propia escuela.

Considero que este espacio nos ayudará a conocer la práctica de otros compañeros y con ello podremos enriquecer nuestra forma de trabajar. Espero que mi experiencia pueda servir a otras educadoras y contribuir con algunas ideas para el trabajo docente. Gracias por esta gran oportunidad Moda Clau´s

Pin It on Pinterest

×

¡𝐁𝐢𝐞𝐧𝐯𝐞𝐧𝐢𝐝𝐚 𝐚 𝐂𝐥𝐚𝐮´S!

Por favor dale click en el área de tu interés.

× ¡Whats Clau´S!