Nadie nos dijo que la profesión de Maestra no es nada fácil…

Nadie nos dijo que la profesión de Maestra no es nada fácil…

Nadie nos dijo que ser Maestra sería cosa sencilla.

Nadie dijo que la profesión de Maestr@ es sencilla… aun cuando te apasiona enseñar, cuando disfrutas ver los ojitos de los niños felices de aprender algo nuevo, orgullosos de sí mismos.

No, no siempre es fácil. Hoy en día, nos enfrentamos a varias problemáticas, una de ellas es el uso inadecuado de la tecnología. Si bien es una gran herramienta con la que contamos que los maestros de hace algunas décadas no tenían, y sólo su gran creatividad y sentido común los llevaban a ingeniarse para dar una buena clase.

¿Por qué la tecnología puede ser un arma de dos filos para el docente?

Porque al igual que los padres, competimos por llamar la atención del niño. Los niños de hoy han nacido con ese chip que está adecuado para la vida actual, saben cómo se maneja y el poder que tiene. Sin embargo, los periodos de atención son más cortos, puesto que con un click pueden cambiar de programa o video si ya no les gusta y así, cambian y cambian fácilmente. Pero, en la escuela no es así; no pueden cambiar de actividad o de maestro con un click.

Además, tenemos papás apegados al celular en todo momento; lo cual genera niños que no están atendidos al 100% en todo momento y …¿Dónde crees que se refleja? Claro, en el salón de clases. Pero nosotr@s no tenemos un ipad para entretenerlo cuando ya está inquieto.

Aunado a esta problemática, en todo grupo, es muy común tener algunos chicos con alguna dificultad en su proceso de aprendizaje  y es nuestra labor buscar por dónde llevarlo para obtener logros.

A veces, hay papás que lejos de ayudar pueden obstaculizar el proceso de enseñanza-aprendizaje y entonces la triada escuela-alumno-familia queda desequilibrada; en este caso es mayor nuestro reto.

Habemos quienes tenemos la fortuna de contar con un equipo directivo que está detrás de nosotr@s y a papás comprometidos que confían en nosotr@s. Aunque no para tod@s es así.

Pero…éste es sólo el lado oscuro de la profesión. El otro lado está lleno de luz.

Cuando después de utilizar todas las estrategias que se nos ocurren vemos ese rayito de luz en el camino, cuando empieza a leer ese niño que tenía tanta dificultad. Cuando empiezas a ver avances en los niños que no lo lograban. Cuando te sorprenden sus habilidades para resolver y todo lo que pueden saber sobre la sabana y los dinosaurios. Cuando hay días que te das cuenta que saben más que tú y que te enseñan cosas de la vida con sus pláticas, sus hipótesis, su alegría, sus enormes ganas de vivir…y de aprender. Cuando muchos abrazos te reciben cada mañana y si no asistes te extrañan más que nadie. Cuando te invitan a su fiesta en enero aunque su cumpleaños sea en noviembre. Cuando te invitan a jugar en la tarde, a conocer a su perro o de vacaciones a la playa, a China o al espacio (cuando haya transporte, por supuesto).   🙂

Ahora bien…tenemos dos opciones.:

La primera es quejarse de todo, del sueldo, de los papás (que son otro tema muy interesante), de la Dirección, de la Supervisión, del Sistema Educativo, de llevarse trabajo a casa, en fin. Y dejarse llevar por la marea, haciendo como que enseñamos y los niños como que aprenden, dejando pasar por alto generaciones con deficiencias en el proceso del nivel que nos corresponde, dejando la responsabilidad al siguiente ciclo y al compañer@ que sigue, dejando tristemente vacío el espíritu de enseñar. Olvidando la vocación que se tuvo hace algunos años.

O bien, enfrentarse con todo el amor y la vocación. Levantarse cada día con la mejor actitud; dejando afuera de la escuela los problemas (ahí te esperan afuera no se van) porque tod@s los tenemos. Dejarse contagiar de la alegría de jugar con un muñeco, de escuchar el final de un cuento, de aprender algo nuevo en un libro, de sorprenderse por las maravillas del mundo y aquí sí, la tecnología es una gran aliada porque nos acerca a lugares lejanos, a imágenes reales, a información infinita.

Así que, saber que en tus manos está ese niño, que te necesita, a pesar de las circunstancias, a pesar de las dificultades…y en ti está la clave.

Esa clave es una sencilla pregunta: ¿Qué SÍ puedo hacer yo por este niño? Seguramente puedes hacer una lista con muchos aspectos importantes y realizarlos, tal vez no todos funcionen, pero no esperemos a que lo resuelva la directora, a que los papás cambien, a que “alguien” más haga lo que nosotros podemos empezar. Los días transcurren y del festejo de día de muertos al de la primavera es un abrir y cerrar de ojos. Ahí es donde radica el espíritu de la enseñanza, donde entregas lo mejor de ti para ellos, sin esperar nada a cambio.… Y si ya estamos en este camino, pues llenemos nuestras manos de pintura, nuestro corazón de sonrisas y nuestra cabeza de ideas.

MTRA. Yuli Sánchez Aguirre

Línea Rainbow

Línea Malinali

Línea Panchitos

Yuli Sánchez Aguirre

Yuli Sánchez Aguirre

YULI SÁNCHEZ AGUIRRE

Lic. en pedagogía

Mi biografía

Soy Yuli Sánchez Aguirre, nací en el mes en que las jacarandas de la Ciudad de México están en su esplendor… un 16 de abril, hace 40 años. Mis padres Julie y Guillermo dejaron una gran huella de amor, unión familiar ante cualquier circunstancia de la vida y viven en mi corazón. Desde hace 18 años, estoy casada con un hombre que tiene un gran corazón y mi mayor tesoro es mi hijo, de 16 años. Tenemos una perrita llamada “Galleta” a quien queremos mucho desde que la adoptamos.

Crecí en la escuela como mi segundo y querido hogar, debido a que mi mamá era maestra de primaria; así que desde el vientre materno tuve el gusto de estar en el aula, escuchar las risas de los niños y asistir puntualmente cada día a clases. De ella heredé algo muy valioso…el amor por la docencia.

Estudié la Lic. en Pedagogía; he trabajado en Primaria, Carrera Técnica de Asistente Educativo, Bachillerato Tecnològico, como Coordinadora del área infantil en un club deportivo y como Directora Técnica en Preescolar; sin embargo, el puesto que ha sido más relevante en mi historia laboral es como Docente de Preescolar. Me llena de satisfacción enseñar a leer y escribir desde una perspectiva en la que el niño lo disfrute, escuchar sus hipótesis sobre el mundo y la vida en general, llevarlos al maravilloso universo del arte y desarrollar el gusto por las matemáticas. Bueno, y ni qué decir de los momentos de risas, de rodar en el pasto, de jugar a las escondidas y bailar para empezar bien el día.

En algún momento de la vida me enteré sobre un Jardín de Niños que me gustó por su publicidad, en ese momento supe que era el lugar correcto para mí, y no me equivoqué. Desde entonces, cada mañana voy a mi trabajo con gran alegría, pues he crecido como maestra y como ser humano. Pertenezco a un gran equipo de trabajo, me siento reconocida y querida.

Este año, lo inicié estudiando inglés los sábados y me he propuesto dominarlo.

Deseo participar en el blog de Moda Clau’s porque pienso que tengo la vocación y el amor por la docencia y puedo transmitir a otras personas algo de lo que la vida me ha regalado.

En el futuro, me encantaría seguir siendo maestra. Tal vez, cuando la juventud ya no me lo permita, me gustaría colaborar en la formación de maestros.

Pin It on Pinterest

×

¡𝐁𝐢𝐞𝐧𝐯𝐞𝐧𝐢𝐝𝐚 𝐚 𝐂𝐥𝐚𝐮´S!

Por favor dale click en el área de tu interés.

× ¡Whats Clau´S!