Seleccionar página

¿Cómo ayudar a un alumno con TDAH?

Trastorno por déficit de atención e hiperactividad

El TDAH o Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad es un trastorno neurobiológico de carácter crónico, sintomáticamente evolutivo y de probable transmisión genética que afecta entre un 5 y un 10% de la población infantil, llegando incluso a la edad adulta en el 60% de los casos.

Está caracterizado por una dificultad de mantener la atención voluntaria frente a actividades, tanto académicas como cotidianas y unido a la falta de control de impulsos.

En la actualidad es de mucha importancia que los alumnos sean tratados del mismo modo en general, evitando discriminar o señalar las diferentes conductas que se presentan. Es complejo saber reconocer cuando nos enfrentamos a un caso de hiperactividad, sobre todo cuando no tenemos el conocimiento ni la preparación  para reconocer esta situación.

Por esto te dejamos algunos indicadores que te ayudarán a cómo ayudar a un alumno con TDAH :

¿Cuáles son las causas del déficit de atención?

  • Falta de atención: no logra prestar adecuada atención a los detalles o comete errores por descuido en las actividades escolares, o en otras actividades.
  • Tiene problemas para mantener la atención en tareas o actividades recreativas.
  • Pareciera que no escucha cuando se le habla directamente.
  • No cumple las instrucciones y no logra completar las actividades escolares, las tareas del hogar
  • Tiene problemas para organizar tareas y actividades.
  • Se olvida de las cosas durante las actividades diarias.
  • Se mueve nerviosamente o da golpecitos con las manos o los pies, o se retuerce en el asiento.
  • Deja su asiento en situaciones en las que se espera que se quede sentado.
  • Corre o trepa en situaciones en las que no es adecuado
  • No puede jugar o participar en actividades recreativas de manera tranquila.
  • Habla de manera excesiva.
  • Le cuesta esperar su turno.

¿A que edad se presentan sintomas de hiperactividad en los niños?

Las características deben presentarse a partir de los 3 años a antes de los 12 años de edad. Varios de los síntomas se presentan en dos o más contextos (como en el hogar, la escuela, con amigos o familiares). Hay indicios claros de que los síntomas interfieren con el funcionamiento social y escolar o que reducen su calidad.

A todos los síntomas se le suma un alto grado de  frustración que les produce el no realizar  las tareas con la misma rapidez y diligencia de sus compañeros, las continuas quejas de sus profesores, el rechazo de sus compañeros, que en ocasiones les lleva a reaccionar con rabietas o estallidos, mostrándose hacia los demás como una persona con poca capacidad de autocontrol.

Todo ello tiene como consecuencia que les provoque una baja autoestima sobre sí mismo apareciendo entonces otros trastornos como la depresión y la ansiedad, trastorno de conducta, trastorno oposicionista desafiante, en definitiva, una detección no temprana les puede conducir a cualquier tipo de conducta disfuncional.

Una vez realizada la observación, nos preguntamos ¿yo que hago? ¿Cómo ayudar a un alumno con tdah? Aquí algunas recomendaciones

Trastorno por déficit de atención con hiperactividad: tratamientos

Actividades para niños con tdah en el aula

Conocer la situación del alumno:

El profesor debe estar informado sobre un alumno que muestre dificultades. Mediante reuniones con la familia, el profesor deberá estar al tanto del funcionamiento del niño, sus necesidades y sus puntos débiles así como de la forma de poder ayudarlo. Es importante que el profesor tenga conocimiento de si el alumno está siguiendo algún tratamiento, y de si existen indicaciones médicas específicas.

No dudar en el diagnóstico: Asumir su rol dentro del proceso y facilitar su ayuda a los diferentes agentes para la consecución de los objetivos, Pues para ello hay un proceso que ya se siguió.

Profundizar en el conocimiento del trastorno:

 Como profesor, es esencial asumir la responsabilidad que supone ser educador de un alumno con dificultades. Debe ser consciente de que su papel en el aula influye directamente no sólo en el aprendizaje del alumno sino también en su estado emocional, así como en su evolución y desarrollo positivo. Es por ello, que éste debe tener unos conocimientos básicos de cómo actuar con un alumno con TDAH. leer e investigar sobre el tema y acudir en busca de orientación y consejo son algunas de las pautas que debe seguir un profesor que quiera dar una buena respuesta educativa al alumnado con TDAH.

Establecer un vínculo profesor-alumno:

Tener una relación positiva entre el alumno y el profesor: Más que ningún otro niño, los alumnos con TDAH necesitan de apoyos positivos, elogios y ánimos. También es importante a evitar llamar la atención públicamente, comunicarse de forma discreta, casi invisible para el resto del grupo por ejemplo apoyar la mano en su hombro puede hacerle recuperar su atención.
Es importante que el profesor acuerde con el alumno unas señas que hagan que el alumno comprenda que debe corregir algo o continuar con su trabajo.

Focalizarse en la autoestima:

Tratar con normalidad las dificultades sin darles excesiva importancia. Recordarle al alumno tanto en privado como públicamente, que su intervención ha sido muy buena, que su colaboración ha sido muy positiva para el resultado, que el esfuerzo es notable y visible, que el cambio de actitud y comportamiento es algo que todo el mundo está valorando muy positivamente, etc.

Intentar modificar el lenguaje. Procurar expresarse de manera más positiva evitando expresiones como «Bien, pero lo puedes hacer mejor». Es preferible usar expresiones como: «Muy bien. La próxima intenta mejorar esto». Cambiar los mensajes negativos por mensajes de ánimo para el futuro.

Favorecer la integración:

El profesor debe promover actividades y tareas donde el alumno con TDAH pueda destacar positivamente a los ojos del grupo. También debe favorecer la inclusión dentro del grupo con actividades y dinámicas grupales dándole un papel importante dentro de éste.

Normalizar las dificultades.-
Promover la lectura en voz alta aunque tengan dificultades al leer. No sólo los alumnos con TDAH tienen dificultades al leer, por lo que la lectura en voz alta ayudará a des estigmatizar que sólo el alumno con TDAH tiene dificultades.

Adaptarse a sus necesidades:

Sentarlo en un lugar donde le podamos supervisar sin necesidad de levantarnos, situándole además lejos de distracciones (ventanas, ruidos, puerta…) y junto a compañeros en los que se pueda apoyar para copiar o completar las tareas a realizar o apuntes.
Las instrucciones deben darse con proximidad física y con contacto ocular, de una en una, de manera concisa, clara y asegurándose siempre de pedirle feedback (asegurarse de que ha entendido, pidiéndole que lo repita).

Si el profesor identifica que el alumno necesita de medidas que vayan más allá de sus competencias en el aula, deberá informar al orientador para trazar un plan más específico.

Puedes revisar estos videos para comprender  y ayudarte un poco

 

Videos relacionados del Cómo ayudar a un alumno con TDAH

Video
¿Quieres saber cómo
me siento hoy?

TDAH ¿Que se siente?

Video
Pablito un niño
con TDAH

Video

Juegos Para Apoyar
a Niños Inquietos
o Hiperactivos 2

Compilación y redacción:
Miriam Rojas Herrera
Lic. Psicología Educativa