¿CÓmo una educadora puede enseñar a un niño a leer?

La lectura en preescolar

Una de las grandes preocupaciones y temores que tienen los padres de familia con hijos de nivel preescolar es: ¿cómo enseñar a un niño a leer en sus etapa preescolar?

¿A qué edad debe comenzar a leer mi hijo?

¿Cuál es el método más adecuado?

¿Cómo apoyo a la maestra para iniciar a mi hijo en la lectura?

¿Cómo enseñar a un niño a leer?

¿Qué juegos de preescolar le brindo a mi hijo para aprender a leer y escribir?

Muchos son los cuestionamientos acerca de este tema tan importante, puesto que, en los primeros 4 años de la vida del niño, el ambiente familiar, propició el desarrollo de su lenguaje al grado de poder comunicarse con las personas de su entorno de forma muy natural, pero ¿cómo podría aprender a leer de la misma forma, sin estar todo el tiempo repitiendo y frustrando a mi hijo acerca de la lectura?

Ahora bien, el programa de educación preescolar nos marca lo siguiente:

“Se pretende la aproximación de los niños a la lectura y la escritura a partir de la exploración y producción de textos escritos como acercamiento a la cultura escrita…de ninguna manera se espera que los niños egresen de este nivel leyendo y escribiendo de manera convencional y autónoma; estos son logros que se espera que los niños consoliden hacia segundo grado de educación primaria” (PEP 2018).

Las maestras frente a grupo brindan dicha información a los padres de familia, para darles un poco de tranquilidad, además de crear estrategias de apoyo en casa.
El padre de familia puede aportar brindando juegos de preescolar para que aprenda a leer el niño de manera pausada.

Sin embargo, a pesar de dicha información algunos padres de familia comienzan a ocupar herramientas que implementaron sus propios padres para iniciarlos en la lectura y escritura, es entonces, que comienzan a pasar horas por las tardes insistiendo con algún método de lectura en casa, ya sea el método fonético o silábico.

La sobrecarga de enseñar
a un niño a leer.

Sucede que muchos de esos alumnos que realizan este tipo de tareas en casa comienzan a quedar sin ganas de acudir a la escuela, no desean hacer algún tipo de registro de las actividades, en ocasiones tienen regresiones y dejan de realizar su nombre o simplemente optan por no tomar crayones o lápices que implique hacer algún tipo de grafía, dibujo, etc.

En la misma medida existen docentes (yo fui una de ellas) que pasan tiempo con los alumnos repitiendo una y otra vez letras, silabas, escribiendo y tratando de que consoliden la lectura y escritura, incrementando el síntoma.

Es una preocupación generalizada de ambas partes. Y bueno, cualquiera que fuera la motivación para que docentes y padres de familia realicen estas acciones, este nubarrón estaba presente cada ciclo escolar.

Entonces, al paso del tiempo me sentía a la deriva sobre este tema y me preguntaba ¿Cómo puedo brindar una mejor orientación acerca del desarrollo del niño con los padres de familia? ¿será bueno enseñarlos a leer a temprana edad? ¿enseño el método que aprendí de alguien no especializado? ¿Cuál es el mejor método de enseñanza de la lectura?           ¿Qué juegos puedo aplicar para aprender a leer y escribir?

Debo confesar que nunca me sentí realmente segura de llevar a cabo uno de los métodos antes mencionados, aunque en mis inicios como maestra preescolar implementé una combinación de fonético con silábico, el cual me enseñó la dueña de la escuela donde laboraba en ese entonces, aunque solo lo realicé en una sola generación, me parecía aburrido y muy tedioso descomponiendo el lenguaje cada día en sílabas y sonidos.

La búsqueda de la respuesta tardó en llegar hasta que en una ocasión una colega me compartió información acerca de un método de lectura, en el cual se daría un curso presencial en la Ciudad de México, leí la información y me pareció interesante. Acudí a dicho curso.

Me lleve una grata sorpresa ya que todas aquellas dudas que tenía se despejaron y por fin, por primera vez, a lo largo de mi carrera profesional alguien me abrió una puerta para brindarles oportunidades a mis alumnos.😍😍

El método que la ponente nos dió, tenía todo aquello que como docente de preescolar había soñado😊  ; respeto a mis alumnos con los distintos ritmos de aprendizaje, sin fastidiarlos o repetir una y otra vez como pericos, me daba la oportunidad de realizar todas las actividades pedagógicas y además enseñarles a leer, estaba (y estoy) sorprendida la manera sencilla y práctica que puede llegar a ser. Además de brindar la oportunidad a los padres de participar activamente en el proceso de forma fácil y ocupando poco tiempo. Esta es la combinación perfecta del trabajo en la escuela con el apoyo en casa.

El método sin duda es bondadoso. Es la primera vez que sentí como profesional de la educación una guía llevada de la mano, respondiendo a todos mis cuestionamientos.

Una vez adentrada en el tema y muy dispuesta a implementar el método y antes de comenzar a realizar las primeras actividades con mis alumnos, tuve una reunión previa con los padres de familia para involucrarlos en el proceso.

La gran mayoría se comprometió a llevarlo a cabo. Aunque en principio debo confesar que aún me sentía un poco escéptica. Continué con el proyecto y la meta que me había planteado con el grupo. Me bastó una semana para comprobar todo aquello que la Profesora Elisa Guerra había dicho en el curso y la manera de cómo llevarlo a cabo lo pudiera comprobar con mis propios alumnos.

El método Filadelfia

( Método para enseñar a leer a un niño).

Hasta el momento, es sin duda uno de las mejores cosas que pude encontrar en el ámbito educativo para los niños de preescolar. Además, puedo decir con mucho orgullo que la maestra es mexicana y su especialidad es la educación preescolar.

Debo añadir que este curso que imparte no sólo está dirigido a docentes sino también a padres de familia. Hasta este momento mis alumnos han respondido de forma positiva y satisfactoria, veo resultados tangibles y sorprendentes. Debo añadir que solo soy una docente que comparte su experiencia acerca de las estrategias y nuevos conocimientos que adquiere y que ha sido un resultado en mi salón de clases.

Agradezco tu tiempo para leer este articulo.

Mtra. Jesseca Taboada

Escritora Blog Claus

 

Tu nueva Claus es tan segura, que agregamos un boton de seguridad en la bolsa para que no se escape ningun material de ella.
Podras guarda muchas cosas en la Bolsa exterior, tambien en el interior encontraras 1 Bolsa para Celular y 1 minibolsa para que ahi guardes monedas o bien las llaves de tu aula.

Tu comodidad es lo más importante

Sabemos de lo arduo que es un dia de clases con tus alumnos y que la comodidad en tu atuendo de trabajo es una pieza clave en tu dia.
Por ello TODAS nuestras prendas se AJUSTAN perfectamente a tu cuerpo para hacerte sentir comoda y ligera para realizar todas las tareas con tus peques.

Nos queda muy claro que en un dia de trabajo con los niños suelen tener sus percances con pinturas, pegamento o un sin fin de materiales. Por ello tu Clau´S podras lavarla todos los dias durante el ciclo escolar y jamas perdera su color, tamaño y estampado.

× ¡Whats Clau´S! Available from 00:01 to 23:59