Actualmente, los cambios constantes que ocurren en la sociedad, han contribuido a que se conceda cada vez mayor importancia a aspectos de orden humanista, incluyendo el ámbito educativo propuesto en el nuevo modelo educativo, que si bien, va a sufrir modificaciones como consecuencia de los cambios políticos y sociales de nuestro país, y es por esto que la enseñanza socioemocional será el tema de este articulo.

Estoy convencida que la prioridad a dicha visión humanista prevalecerá, ya que es un enfoque global, aplicado en programas a nivel mundial, toda vez que se ha estudiado la necesidad de que el ser humano, desde la edad temprana, se vea inmerso en un ambiente de valores que le den la posibilidad de acrecentar la dignidad humana, desenvolverse en ambientes de igualdad, enfocándose a la justicia social entendiendo, respetando y sobre todo, valorando la diversidad cultural y social que nos rodea.

¿Qué es la Enseñanza Socioemocional?

De forma sencilla y clara, puede entenderse que es cuando los niños y niñas integran a su vida valores, actitudes y habilidades para comprender y manejar sus emociones, de tal forma que, puedan construir una identidad personal que les da la posibilidad de mostrar atención, tener confianza en sí mismos, relacionarse asertivamente con otros, tomar decisiones y ser responsables.

La forma en que se demuestran los avances de la enseñanza socioemocional en esta área del desarrollo humano, es cuando conseguimos generar ambientes afectivos positivos que, logran un control de nuestras conductas impulsivas ya que hacemos conscientes nuestros pensamientos y emociones para que nuestro comportamiento sea dominado.  Conseguirlo implica un trabajo constante y permanente con el lóbulo frontal, ya que es el encargado de la meta cognición.

Alcanzar que los niños y niñas de educación preescolar consigan mostrar una autorregulación como sugiere el programa actual, no es imposible; demanda que deban aprender a modular sus impulsos ante situaciones de conflicto, para ello deberán saber manejar de forma precisa su frustración incrementando de manera paulatina sus niveles de tolerancia, lo que conlleva a que los adultos debemos aprender a aplazar la entrega de recompensas de forma inmediata, alentar su perseverancia por medio de la motivación constante y plantearle retos de diversa complejidad que puedan afrontar de forma pacífica.  Sólo de esta forma estaremos cultivando la verdadera autorregulación en los niños y conseguiremos formar personas reflexivas, capaces de escuchar a otros de forma respetuosa y tolerante, con mayores niveles de empatía.

Sólo con actividades cercanas a la realidad podemos trasladar estos aprendizajes que ayuden a los pequeños a expresar sus emociones de forma efectiva, regular dichas emociones expresándolas sin afectar a otros, además de que aprenderán a autogenerarse emociones de bienestar que les ayuden a superar situaciones conflictivas. Es importante la expresión de todas nuestras emociones, de lo contrario estaremos acercando a los niños a niveles de neurosis. Por ello, debemos permitir y enseñar con ejemplos claros: no me gusta, me desagrada, no quiero.

Entonces, debe precisarse que, las emociones son:

  • Elementos fisiológicos, cognitivos y socioculturales
  • De tipo consciente e inconsciente
  • Son aprendidas y moduladas por el entorno sociocultural
  • Su función es causar una respuesta adaptativa a través de sensaciones positivas o negativas.

Existen emociones básicas y secundarias, a estas últimas las denominamos sentimientos.

LOS CINCO PASOS ESENCIALES DE LA EDUCACIÓN SOCIOEMOCIONAL

En resumen; los cinco pasos esenciales que demuestran la presencia
de la autorregulación de emociones son los siguientes:

  1. Comprender lo que siento
  2. Dar sentido a lo que siento por medio de una organización mental.
  3. Controlarlo.
  4. Emitir una respuesta efectiva acorde a la emoción.
  5. Aprender a identificar emociones en otros para comprender sus respuestas.

De manera general, las emociones se dividen en estadios, el primer nivel protege el yo, el segundo permite expresarlas para modificarlas y el tercer estadio es de difícil control y generalmente llega afectar a los demás. Debemos lograr que no lleguemos a dicho estadio.

Ejemplo: 
Estadio 1——Molestia

Estadio 2——Enojo

Estadio 3 —–Ira o furia

Es decir, el enojo sí está permitido y debo aprender a manifestarlo, pero no debo permitir que se convierta o llegue a la ira o furia, pues se encuentran en el estadio tres y no lograré controlar impulsos negativos tan fácilmente, es probable que haga o diga cosas que dañen a personas que quiero y luego vendrá el arrepentimiento, es mejor dominarlo, autorregularse.

Mtra. Leticia Temoltzin

Categorias: TIPS DE ENSEÑANZA

× ¡Whats Clau´S!