¿CÓMO TRABAJAR LOS VALORES MORALES CON NIÑOS DE 3 A 5 AÑOS?

“Los alumnos aprenden más por las conductas que observan

que por los discursos escuchados”

Ana Gabriela Esteves Rocha

Hablar de la práctica de valores morales en el nivel preescolar para mí es de vital importancia por el motivo esencial de que educar como lo menciona la RIEB (Reforma Integral de Educación Básica) para la vida y para la convivencia demanda al docente dotar al alumno de herramientas y conocimientos morales para lidiar en un mundo tan vertiginoso y desenfrenado como el que vivimos.

El niño es un actor extraordinario, que llega al mundo adulto trayendo consigo sus sentimientos, pensamientos e ideas sobre lo que le rodea, pero también necesita descubrir e intercomunicar sus emociones, sus creencias y las nociones que tiene de las cosas en un clima de confianza, porque de esta manera puede madurar emocionalmente, conocerse y vivir sana, creativa y felizmente.

Esto se logra en la medida en que le sea posible recrearse, desarrollar su imaginación, reconocerse a sí mismo, desarrollar habilidades, intercambiar sus puntos de vista, conviviendo, etc. Estoy plenamente convencida de que una persona que se desenvuelve en estas condiciones crece haciéndose presente, activo y creativo, no siendo agresor y menos aún violento.

  Por todo lo anterior,  es fundamental investigar e identificar algunos problemas que afectan directa o indirectamente a nuestros niños, para así minimizar algunos de ellos, y  darles la oportunidad de crecer en ambientes con espacios propicios, y oportunidades educativas en las cuales se dé de forma exitosa el proceso de desarrollo.  

Entre esos llamados problemas, los más comunes son:

  • La carencia de afecto en el ámbito familiar, como producto de la falta de la práctica de valores morales al interior de sus hogares.
  • La falta de práctica de los valores morales como el respeto, la tolerancia, la responsabilidad y el compartir en actividades sencillas dentro del salón de clase.

El trabajo del docente es más interesante de lo que imaginamos, ya que podemos hacer un sinfín de actividades que pongan en movimiento competencias conceptuales, procedimentales y actitudinales que lleven al alumno a vivir en valores morales y transformar la convivencia en su entorno inmediato desde la edad preescolar.

Si el maestro hace buen uso de los recursos y elabora un buen plan de trabajo es muy seguro que tenga éxito como maestro y sus alumnos alcancen el nivel deseado de conocimiento que estoy segura no será temporal pues llevan una intención más profunda que la de apropiarse de los aprendizajes esperados únicamente, además de que girarán en torno a un ambiente de aprendizaje basado en competencias.

De acuerdo con Jhon. D. Bransford, Ann. L. Brown y Rodney R. Cocking (2007:33)

“… lo que es aprendido en la escuela, puede ser conectado con el aprendizaje fuera de la escuela y viceversa” aunque muchas de las veces este objetivo no se alcance como tal. Desde hace mucho tiempo John Dewey (1916) en Bransford, y cols. (2007) afirmó lo siguiente:

Desde el punto de vista de los niños, el gran desperdicio de la escuela proviene de la imposibilidad de utilizar en ella la experiencia que obtienen afuera […] mientras por otro lado, no encuentran cómo aplicar en la vida diaria lo que están aprendiendo en la escuela. Ese es el aislamiento de la escuela, su aislamiento de la vida. (p. 33)

Y es real esta afirmativa puesto que los niños aprenden lo que viven, y actúan de acuerdo a sus propios intereses si las prácticas no son supervisadas, dirigidas y reguladas. Aquí es donde inicia el trabajo de padres de familia y docentes encargados de la educación preescolar.

La naturaleza de todo niño en esta edad es inquieta, juguetona y de mucha energía, misma que se debe saber dirigir. Ellos también reconocen que existe momento para todo; para aprender, para trabajar, para jugar, para convivir, aunque no todos comprenden que el comportamiento debe ser distinto en cada espacio y momento.

Se sugiere retomar las siguientes actividades como apoyo a este tema:

  • La lectura de cuentos es una herramienta muy útil, ellos se sienten identificados con los personajes y realizan su propia interpretación de conductas. Se sugieren: ARCA DE VALORES, HUGO USA LENTES ROJOS, LAS CONEJITAS QUE NO SABÍAN RESPETAR, NO TE METAS CONMIGO, PEDRO Y EL LOBO, LA CABEZA DE COLORES, EL OREJÓN, MALALA LA NIÑA VALIENTE DE PAKISTÁN, UGA LA TORTUGA, TODOS SOMOS DIFERENTES, EL NIÑO Y LOS CLAVOS… ETC
  • Elaboración de una planificación, en el caso de las docentes de preescolar es necesario la elaboración de un plan retomando el área de desarrollo personal y social y educación socioemocional, vinculado con cualquiera de los demás campos o áreas, dependiendo el aprendizaje esperado desarrolle actividades para los niños. No es tan complicado como parece, tome en cuenta sus saberes previos, apóyese del equipo de USAER y de los padres de familia, recuerde que el trabajo es en equipo.
  • Propuesta y elaboración acuerdos, en el grupo o en casa es necesario tener acuerdos claros, por lo que se elaboran junto con los niños, de ellos debe nacer la iniciativa, claro, motivados por la docente o padres de familia ante actitudes inadecuadas, mismas que deberán repetirse tantas veces como sean necesarias, antes de iniciar un juego, una actividad, de dar una consigna o indicación.
  • Ser ejemplo. Padres de familia y docentes debemos practicar lo que decimos, es la primera regla para que obtengamos los resultados esperados.

    MTRA. Tzeltzin Viveros Reynoso 

Las conejitas que no sabían respetar.

Uga, la tortuga.

Hugo usa lentes rojos.

No te metas conmigo.

El niño y los clavos.

La cabeza de colores.

Línea Rainbow

Línea Malinali

Línea Panchitos

× ¡Whats Clau´S!